Limpieza

Los platos de ducha Zero son de fácil mantenimiento. Prácticamente todos los productos de limpieza que podemos encontrar en los supermercados se pueden utilizar siempre y cuando los dejemos actuar durante solo unos segundos. No debemos echar el producto y dejarlo depositado durante horas ya que aquellos más fuertes como la lejía o el salfumán podrían atacar al acabado dejando manchas indeseables. Para un mantenimiento correcto podemos seguir las siguientes pautas:
Para limpiezas rutinarias: bastará con limpiar el plato con agua y jabón. Nos podemos ayudar para ello de un trapo suave o bayeta.
Para una limpieza a fondo: podemos utilizar cualquier producto de limpieza comercial, incluso los más fuertes, siempre y cuando lo aclaremos tras dejarlo actuar solamente unos segundos. En el proceso podemos utilizar un trapo o bayeta pero nunca estropajos.


Tintes de cabello

A diferencia de otros fabricantes, tintarse el pelo en una ducha Zero no es una prohibición. Si el aclarado del tinte es instantáneo el plato de ducha no se verá afectado. De todas formas, si por un descuido se hubiese dejado el tinte sobre el plato varios minutos y quedara manchado no se preocupe, con el tiempo el propio uso del plato de ducha irá eliminando las manchas.


Cal

Las manchas de cal, que afectan sobre todo a platos de ducha de colores oscuros, pueden llegar a ser un problema en determinadas zonas geográficas. Para eliminarlas podemos utilizar cualquier producto comercial antical o incluso en casos más extremos salfumán. Cuando realicemos este tipo de limpieza es importante quitar el embellecedor inox (si lo tiene) ya que es sensible a este tipo de productos químicos.


Imprevistos durante la instalación

En ocasiones pueden ocurrir imprevistos durante la reforma del baño, los más habituales son: Manchas de cemento, escayola o similares: en este caso es recomendable utilizar el salfumán. Lo dejaremos actuar 2-3 minutos sobre la mancha y posteriormente aclararemos con agua. Podemos repetir el proceso varias veces.
Manchas de silicona, masilla de poliuretano o similares: para eliminar este tipo de manchas podemos ayudarnos de un taco de madera y frotar con cuidado hasta que desaparezcan. Facilitaremos el proceso si nos ayudamos con ácido cítrico o alcohol.
Manchas de pintura: son las manchas mas difíciles de eliminar. La mejor solución en estos casos es lijar las zonas afectadas y posteriormente restaurarlas con un kit de reparación.